Soldado de la incomodidad

Si en algo creo que soy bueno es en estar preparado mentalmente para soportar cualquier situación no importa lo difícil o mala que pueda ser. Por suerte (buena o mala) he tenido miles de experiencias que me llegaron a poner contra las cuerdas mentales de mi vida.

Y no es porque Dios me hubiera abandonado, sino por la secuencia de mi vida, donde nací y crecí de niño sin ninguna necesidad, hasta mi pubertad donde todo era confuso y trabajaba antes de ser mayor de edad para contribuir con los gastos de la familia. Esa transición en mi vida fue impactante. Pasé de ser el “niño mimado” al “chínguele que ya no ajusta”.

Cuando la vida cambia así, cambia tu entorno y cambias tú. La clave fue que pude adaptarme a cualquier circunstancia rápidamente y todo eso es aprendizaje y crecimiento. Al tener estos cambios de forma constante, tuve que aprender a vivir fuera de la rutina pues un día podía tenerlo todo y al día siguiente no tener nada.

Por algo los Marines de los EEUU son entrenados bajo las condiciones más complicadas. Sacan lo mejor de ellos y los acostumbran a encontrarse en posición de desventaja y encontrar las soluciones más creativas y sorprendentes para ganar una batalla.

 

Por estas lecciones la incomodidad se ha convertido en parte importante de mi filosofía de vida:

 

  • Cuando estás incómodo te obligas a ser la mejor versión de ti mismo. A menos que seas la persona más conformista del mundo, cuando tienes algo y lo pierdes o deseas algo con todas tus fuerzas, haces hasta lo imposible para recuperarlo. La lucha para salir de donde te encuentras es el mejor motivante que puedes conseguir.

 

 

  • Aprendes a relacionarte con todo tipo de personas. Te ayuda para sentirte cómodo sin importar con quién te encuentras. Ahora puedo hablar con el Director de Panteones de Guadalajara o con el señor de los tamales y sentirme igual de cómodo. Esta habilidad para relacionarte con los demás es indiscutiblemente importante para el Godín-Emprendedor, pues vas a necesitar inversionistas y empleados comprometidos. Cada uno habla en una frecuencia diferente, conocer qué mueve a cada persona con la que hablas es invaluable. 

 

 

  • Aprecias lo que tienes. Porque sabes toda la sangre, sudor y lágrimas que te costó. Porque lo has conseguido para ti y tú lo hiciste realidad. También aprecia los momentos y las experiencias que te hacen ser quien eres.

 

 

 

¿Eres fan de la incomodidad?

 

¿Cómo aprovechas la incomodidad en tu vida?

 

 

Me gustaría entrevistarte y compartir tus recomendaciones de cómo ser un Godín-Emprendedor. Contáctame: godinemprendedor@gmail.com

* Photo by Stijn Swinnen on Unsplash

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: