El gato negro del Godín-Emprendedor

Creamos nuestra propia suerte.

Soy de los que pasan debajo de las escaleras, tiran la sal en la mesa, rompen espejos y se casan los martes. Esto se lo atribuyo a un concepto básico: Creo mi propia suerte. Esto también tiene que ver con otro concepto: Ser diferente.

 

Cuando ves a un gato negro por la calle, lo primero que piensas es que tendrás mala suerte. Es entonces cuando todo empieza a cambiar (en tu mente) y le atribuyes lo malo que te sucede al gato negro. Tal vez el gato sólo iba hacia su casa, pero verlo es lo peor que te pudo haber pasado. Suena raro, ¿no?

 

Y pasa lo mismo cuando lo aplicas en la vida de Godín-Emprendedor. Y tengo una reflexión para esto:

  • El espejo roto no tiene la culpa. Es más, nadie tiene la culpa. Lo que suceda, es la consecuencia lógica de cada decisión que tomas. Para bien o para mal, tus decisiones te tienen donde estás.
  • Cásate, aunque te barran los pies. Sé diferente y original. Que no te digan lo que tienes que hacer ni cómo se tiene que hacer. Haz que las cosas sucedan como quieres que sucedan, sin importar si son de buena suerte o no.
  • Crea tu propia suerte. Cuando alguien te diga que intentó lo mismo y no le funcionó, no satanices esa idea. Quizá no tuvo el enfoque correcto o algo no salió como lo esperaba, pero no dejes que la suerte de alguien más sea la tuya. Si romper un espejo es de mala suerte, haz que para ti sea señal de buena suerte.
  • Acompaña al gato negro en su camino. Síguelo si crees que es lo que más te conviene. No dejes que te digan lo contrario. Corre con él y arriésgate a encontrar lo que hay al final del camino.
  • Rompe el espejo, rompe barreras. Por más difícil que parezca, si te lo propones vas a llegar a donde quieres. O por lo menos te vas a colocar lo más cercano posible a tu objetivo. Que nada te limite.

 

La vida del Godín-Emprendedor está rodeada de supersticiones que, muchas veces no son reales. Las malas experiencias o la ausencia de una experiencia sólida en este estilo de vida crean a su alrededor una historia que pocos conocen, pero todos creen ser sabios.

 

No trato de ser un gurú del Godín-Emprendedor, pero por experiencia puedo decir que, si no lo intentas, jamás sabrás si pudo haber tenido éxito. Es mejor intentar y fracasar que quedarse con las ganas.

 

Justo hoy daba un curso y alguien me dijo: “jugar con los anillos en tus manos es de mala suerte”, mientras seguía jugando con el anillo en mi dedo, le respondí: “yo hago mi suerte”.

 

 

Me gustaría entrevistarte y compartir tus recomendaciones de cómo ser un Godín-Emprendedor. Contáctame: godinemprendedor@gmail.com

* Photo by Nathan Riley on Unsplash

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: